Iniciar sesión | Boletín

CULTURA DEL SEGURO

Tipos de seguros
Guía Informativa
Glosario
Tipos de seguros

Tipos de Seguro

personas

Seguros de personas:

Protegen la existencia de las personas (su vida), su integridad física, su salud y su vejez.

general

Seguros generales:

La protección recae sobre los bienes o derechos de las personas y existe una diversidad de productos que están orientados a proteger los patrimonios, desde un automóvil hasta grandes instalaciones industriales, maquinarias y bienes similares.

Guía Informativa

Guía Informativa

Glosario

Glosario

A

Actuaría o ciencia actuarial: Puede considerarse como tal la rama del conocimiento científico que estudia los principios básicos y estructurales de la actividad aseguradora, tanto en su aspecto financiero como técnico, matemático y estadístico, en orden a la obtención de un equilibrio de resultados.

Asegurado: En sentido estricto, es la persona que en sí misma o en sus bienes o intereses económicos está expuesta al riesgo.

Agente intermediario de seguros: Persona física o jurídica que, de forma legal, realiza la mediación de seguro.

Agente independiente: Personas naturales, su relación con la sociedad de seguros es mercantil y para ejercer su actividad requieren autorización de la SSF a través de una prueba de conocimientos.

Agente dependientes: Personas naturales cuya función dentro de una sociedad de seguros, o correduría de seguros autorizada, es ofrecer los contratos de esa empresas. Gozan de un vínculo laboral con las sociedades y no necesitan autorización de la SSF.

Agravación: Es la situación que se produce cuando, por determinados acontecimientos ajenos o no a la voluntad del asegurado, el riesgo cubierto por una póliza adquiere una peligrosidad superior a la inicialmente prevista.

Anticipo: Que puede ser definido como una entrega a cuenta de la liquidación definitiva. En el Seguro de Vida, y respecto a las modalidades de contratos en lo que se ha previsto el derecho de Rescate, es la cantidad que puede percibir el asegurado a cuenta del capital que en su momento le corresponda, cumplidas las condiciones establecidas en la póliza.

Anexo: Todos los agregados que lleva la póliza, cuyo texto haya sido aprobado por la entidad fiscalizadora de cada país.

B

Beneficiario: Persona designada en la póliza por el asegurado o contratante como titular de los derechos indemnizatorios que en dicho documento se establecen.

Borderó: Se da este nombre al documento que confecciona la cedente para su aceptación por el reasegurador, en el que se describe el riesgo cedido y las circunstancias de cesión y aceptación. Mientras que en reaseguro facultativo el borderó se confecciona para cada riesgo y en cada caso, en riesgos cedidos y aceptados, a tenor del contrato de reaseguro suscrito.

C

Cartera de seguros:  En su acepción más usada, significa el conjunto de pólizas de seguros cuyos riesgos están cubiertos por una entidad aseguradora. En este sentido, se habla de cartera como número de pólizas vigentes o como suma total de las primas correspondientes a tales operaciones.

Cartera fija: Se suele llamar así al conjunto de operaciones de seguro que, por estar concertadas por años prorrogables, continuarán en vigor durante el ejercicio siguiente, salvo que sean anuladas previamente.

Cartera temporal: Se suelen llamar así al conjunto de operaciones de seguro que, por estar concertadas por períodos no prorrogables (generalmente inferiores a un año), no continuarán en vigor en el ejercicio siguiente.

Cartera total: Conjunto integrado por la Cartera Fija y la Cartera Temporal.

Causa lícita: Es el motivo inmediato que induce a contraer la obligación y por causa ilícita la prohibida por la ley o contraria a las buenas costumbres o al orden público. No puede haber obligación sin una causa real y licita; pero no es necesario expresarla, la pura liberalidad o beneficencia es causa suficiente.

Capacidad del contrato: Se da éste nombre al límite máximo de riesgo que la cedente puede ceder a su reasegurador en un contrato de excedente.

Certificado de seguro: En general, es el documento por el que un asegurador da fe de las existencias de ciertas coberturas sobre un determinado objeto o persona.

Coaseguro: Se da este nombre a la concurrencia de dos o más entidades aseguradoras (coaseguradores) en la cobertura de un mismo riesgo.

Contrato: Pacto o convenio, oral o escrito, entre partes que se obligan sobre materia o cosa determinada, y a cuyo cumplimiento pueden ser compelidas.

Contrato de seguro: Por el Contrato de Seguro, la empresa aseguradora se obliga mediante una prima, a resarcir un daño o a pagar una suma de dinero al verificarse la eventualidad prevista en el contrato. Artículo 1344 Código de Comercio.

Contratante: Es la persona que celebra con una entidad aseguradora un contrato de seguro y se obliga al pago de la prima. Generalmente su personalidad coincide con la del asegurado.

Construcción superior: Se denomina así a las edificaciones construidas con techos de terraza, concreto u hormigón y pisos de cemento o material no inflamable, o parquet.

Construcción semi-superior: Edificaciones cuya construcción sea igual a la Superior, excepto los techos que podrán ser de lámina, teja de barro o cemento asbesto, o cualquier otro material no inflamable sobre armazón de vigas de concreto, hierro, madera o sin armazón, cielos de madera, cemento, asbesto cellotex o fibras similares.

Construcción maciza: Edificaciones que tengan paredes construidas de ladrillos, de barro, calicanto, piedra y/o adobe, sin columnas ni soleras, ni vigas de concreto o de acero, sin techos y cielos como la clasificaciones de Semi- superior y pisos de cemento, parquet o cualquier otro material no inflamable. Incluye también las construcciones que no estén claramente comprendidas en las definiciones de Superior, Semi-superior o de madera, así como los edificios totalmente metálicos, y/o galeras abiertas sin columnas o de concreto.

Construcción de madera: Edificaciones que tengan las paredes parcial o totalmente de madera, sin techos de lámina o de cualqUier otro material sobre armazón de madera y pisos de cualquier clase.

D

Dañado: Es quien ha sufrido un daño en su persona, en sus derechos, bienes o intereses.

Distribución: Consiste en un conjunto de técnicas para el reparto o dispersión de riesgos que la actividad aseguradora precisa para obtener una compensación estadística Igualando los riesgos que componen su cartera de bienes asegurados. 

Disminución del riesgo: Motiva necesariamente una reducción en las primas, que puede llevarse a cabo con carácter inmediato o a partir del próximo periodo del contrato.

Deducción de nuevo a viejo: Es aquélla regla en virtud de la cual, si en la reparación del objeto asegurado ha sido preciso utilizar materiales nuevos para sustituir a los averiados, el costo de la reparación a cargo de la entidad aseguradora incluye el valor de los nuevos materiales empleados, de acuerdo con las normas aplicables a tales supuestos.

Declaración de modificación: Es el documento que en las pólizas colectivas o flotantes complementa el asegurado para comunicar a la entidad aseguradora las altas, bajas o modificaciones que han de introducirse en la póliza.

Doble seguro: Es la situación que se plantea cuando sobre el mismo objeto existen dos o más seguros del mismo tipo, de tal modo que, teóricamente, si se produjera la pérdida de dicho objeto a consecuencia de un siniestro, las indemnizaciones conjuntas debidas por las distintas aseguradoras sobrepasaría el valor real del objeto y serían, por tanto, causa de lucro para el asegurado.

E

Evaluación: Es el proceso por el cual se establece, en un periodo determinado, la probabilidad de que ocurran daños personales o pérdidas materiales, así como su cuantificación.

Endoso: Documento que se acompaña a una póliza de seguro, en el que se establecen ciertas modificaciones o aclaraciones al contenido de ésta.

Emisión: En el ámbito asegurador y desde una perspectiva contractual, recibe este nombre el acto de formalizar una póliza o contrato de seguro, que constituye la operación básica y fundamental en torno a la cual gira y se desarrolla la actividad aseguradora.

Emisión bruta de primas: Corresponde a la totalidad de las primas comerciales o de tarifa emitidas.

Emisión de cartera: Se refiere a la efectuada en un período, a causa de la renovación de contratos emitidos en períodos anteriores.

Emisión de nueva producción: Es la relativa a los nuevos contratos emitidos en el período de que se trate.

Emisión de primas netas de cancelaciones: Se obtiene al deducir de la emisión bruta todas las anulaciones que se han producido en el periodo económico que corresponda, con independencia de que pertenezcan a emisiones de dicho período u otros anteriores.

Emisión de primas netas de sus cancelaciones: Se halla al deducir de la emisión bruta del periodo, las cancelaciones que corresponden a la emisión de dicho período.

Emisión de facturas neta de devoluciones: Surge al deducirse de la anterior los importes de prima devueltos a los asegurados.

Emisión de facturas total: Comprende el importe global de las facturas emitidas, antes de aplicar deducción alguna por ningún concepto.

Emisión temporal: Es la de nueva producción correspondiente a contratos que se consumen en el periodo en que se emiten y no constituyen "cartera" en el siguiente por no renovarse la póliza.

I

Interés asegurable: Requisito que debe concurrir en quien desee la cobertura de determinado riesgo, reflejado en su deseo sincero de que el siniestro no se produzca, ya que a consecuencia de él se originaría un perjuicio para su patrimonio.

Indemnización: Importe al que está obligado a pagar contractualmente la entidad aseguradora en caso de producirse un siniestro.

Inexactitud: Es la falta de veracidad en las declaraciones del asegurado o del tomador del seguro respecto de las circunstancias que conoce o que debe conocer y que pudiesen influir en la valoración del riesgo.

 

L

Lucro cesante: Ganancia o utilidad dejada de percibir y que se mide por la que se hubiera obtenido en caso de no haberse producido las circunstancias que lo han causado y consiste en el daño negativo que se produce por el no aumento del patrimonio del acreedor a consecuencia de la ganancia que ha dejado de percibir por causa de la actuación de deudor.

M

Mediación de seguros: Actividad mercantil consistente en la presentación, propuesta o realización de trabajos previos a la celebración de un contrato de seguro o de reaseguro, o de celebración de estos contratos, así como la asistencia en la gestión y ejecución de dichos contratos, en particular en caso de siniestro.

O

Objeto lícito: Fin o intento a que se dirige o encamina una acción u operación. Es ilícito, todo aquello que contraviene el derecho salvadoreño.

Omisión: Es la ocultación efectuada por el solicitante al exponer la naturaleza o características de los riesgos que desea cubrir.

P

Plazo de aceptación: Es el periodo con que cuenta el asegurador, una vez que se le ha propuesto la cobertura de un riesgo, para decidir entre rehusarlo o aceptarla.

Plazo de carencia de cobertura: Este, generalmente, se encuentra comprendido entre el momento inicial en que se formaliza una, póliza y una fecha posterior predeterminada, y durante el mismo no surten las garantías previstas en la póliza. El plazo de carencia, que en general sólo se estipula en los contratos de riesgos personales (seguro de Vida o Enfermedad), supone una defensa del asegurador frente a quienes tomasen una póliza, conociendo "a priori" que el hecho determinante de la indemnización (muerte o enfermedad, en los casos anteriores) iba a producirse inexorablemente de forma casi inmediata.

Pleno: En la aceptación más general, se da este nombre al importe máximo de riesgo que el asegurador conserva por su propia cuenta y su propio cargo. Recibe también el nombre del Pleno de Retención o de Conversión y Retención Neta.

Pleno de aceptación: Es el capital máximo que acepta a su cargo el reasegurador o el retrocesionario. También recibe el nombre de Capital Cedido o Aceptado.

Pleno de Cesión: Se denomina así al capital máximo ofrecido por el asegurador al reasegurador.

Póliza: Es el documento que instrumenta el contrato de seguro, en el que se reflejan las normas que de forma general, particular o especial regulan las relaciones contractuales convenidas entre el asegurador y el asegurado.

Póliza simple: Se da ese nombre a aquéllas en que sólo se cubre una garantía concreta.

Póliza combinada: Es aquella en la que, simultáneamente, se concede cobertura al asegurado para diferentes riesgos que tienen un nexo común (póliza combinada de Seguros de Automóviles y Seguro de Ocupante: póliza combinada de seguros de Incendio, Robo y Responsabilidad Civil, etc.).

Póliza a todo riesgo: Se designa así a aquella en que, respecto al objeto asegurado, se garantizan conjunta y simultáneamente todos los riesgos que puedan afectarle.

Póliza individual: Es aquella en la que solo existe una persona asegurada. 

Póliza colectiva: Se da este nombre a aquella en la que, simultáneamente, existen varias personas aseguradas.

Póliza nominativa: Es la que garantiza a la persona en ella designada a tal efecto.

Póliza a la orden: Es aquella que protege a la persona en cuyo favor se emite.

Póliza al portador: En ésta, la persona garantizada es aquélla que legítimamente la posee.

Póliza base: Se denomina así al documento originario suscrito en una póliza Colectiva o flotante. A la póliza base se adicionarán después las correspondientes aplicaciones.

Póliza de cobertura mundial: La que extiende sus efectos a todos los países.

Póliza deficitaria: Es aquella que ha tenido uno o varios siniestros, cuyos importes superan al de las primas cobradas. En un sentido más estricto, se denomina póliza deficitaria a la que ha tenido un elevado índice de siniestros, en cuyas causas de producción ha intervenido, de uno u otro modo, la imprudencia del asegurado.

Poliza estimada: La que se refiere a un Seguro a Valor Estimado.

Poliza flotante: Aquella por la que, en virtud de las características especiales del riesgo (variabilidad del objeto asegurado, modificación en la cuantía del capital cubierto, etc.) se concede al asegurado, dentro de ciertos límites y previo reconocimiento de determinadas condiciones, una garantía "abierta" en la que pueden establecerse aumentos o reducciones.

Póliza liberada: Aquella en la que, de acuerdo con determinadas condiciones y circunstancias previstas, llegado un determinado momento, el asegurado queda exonerado del pago de primas sucesivas aunque siguen en vigor las garantías de la póliza.

Póliza "In Quo Vis": En el seguro de transporte marítimo, es aquella en que no se designa el buque encargado de transportar las mercancías aseguradas.

Póliza reemplazada: Es aquella que se ha anulado por emisión de otra nueva. Es factible, normalmente, sustituir este trámite por la emisión de un Suplemento o a la póliza originaria.

Póliza rehabilitada: Se denomina así a la que, tras haber superado un período de suspensión de garantías, vuelve a adquirir plena vigencia en sus efectos, una vez desaparecidas las causas que motivaron dicha suspensión.

Póliza renovada: Es una póliza temporal no prorrogable, a cuyo vencimiento se emite otra nueva como cobertura del mismo riesgo, en las mismas circunstancias y por un nuevo periodo de duración.

Póliza en suspensión de garantías: Es aquella que, por la concurrencia de determinadas circunstancias (por ejemplo, impago de factura, desaparición temporal del riesgo, etc.), quedan transitoriamente sin efecto las garantías en ella establecidas.

Póliza temporal: En ella la cobertura está limitada a un periodo preestablecido, normalmente menor de un año. Un ejemplo de este tipo de contrato sería el Seguro de Vida Entera a primas temporales, en virtud del cual, alcanzada cierta fecha, el asegurado deja de pagar primas aunque la indemnización será satisfecha en el momento en que se produzca su fallecimiento.

Póliza sobre valores fijos:  Aquellas que se emiten por una cantidad máxima, cubriendo uno o varios epígrafes cuyo valor se determina en las especificaciones de la póliza, siendo estos valores fijos los que sirvan de base para el cálculo de la prima respectiva.

Póliza de declaraciones: Son aquellas que pueden cubrir únicamente contenido en uno o varios locales, fijando el monto máximo de seguro para todos y cada uno de ellos, en las que determinación de la prima dependerá de las declaraciones que conforme se convenga el Asegurado y cuya aplicación queda sujeta a lo estipulado en el Anexo a la póliza de Incendio y/o rayo. 

Previsión: Es la precaución para prevenir un acontecimiento (pilar básico del seguro), en donde las medidas adoptadas tienden a constituir un fondo económico que le permita hacer frente en el futuro a las consecuencias del siniestro.

Prescripción: Pérdida del derecho de ejercitar las acciones que correspondan en cada caso, por haber transcurrido los plazos legales establecidos para ello.

Prima: Aportación económica que ha de satisfacer el contratante o asegurado a la entidad aseguradora en concepto de contraprestación por la cobertura de riesgo que este le ofrece. Desde un punto de vista jurídico, es el elemento real más importante del contrato de seguro, porque su naturaleza, constitución y finalidad lo hacen ser esencial.

Prima pura o de riesgo: Representa la unidad más simple y básica del concepto Prima, por cuanto significa el costo real del riesgo asumido por el asegurador, sin tener en cuenta sus gastos de gestión ni otros conceptos.

Prima comercial: Se denomina también Prima Bruta o Prima de Tarifa y es la que aplica el asegurador a un riesgo determinado y para una cobertura concreta. Está formada, como elemento base por la Prima Pura más los recargos para gastos generales de gestión y administración, gastos comerciales o de adquisición, gastos de cobranza de las primas, gastos de liquidación de siniestros más, en su caso, coeficiente de seguridad y la ganancia comercial.

Prima total: Esta se obtiene al incrementar la Prima Comercial con los gravámenes complementarios que procedan, tales como impuestos, recargo por aplazamiento de pago, etc. El concepto de Prima Total coincide con la factura.

Prima emitida: Es aquella que corresponde al nacimiento o renovación del contrato de seguro, pudiendo estar en cualquiera de los tres estados siguientes: anulada, cobrada o pendiente.

Prima anulada: Es la que resulta eliminada de la emisión, bien por cancelación de la póliza por sustitución de ésta o por haber sido emitida incorrectamente la factura correspondiente.

Prima cobrada: Se da ese nombre a aquélla cuyo importe ha sido satisfecho por el asegurado.

Prima pendiente: Es aquella cuyo importe no ha sido aún satisfecho por el asegurado o contratante.

Primas netas emitidas: Se designan como "primas netas emitidas" (P.N.E.) las primas emitidas, una vez deducidos los impuestos, anulaciones y devoluciones que les correspondan.

Prima fraccionada: Este tipo de primas, aunque calculada en períodos anuales, es liquidada por el asegurado mediante pagos periódicos más reducidos (meses, trimestres, etc.).

Prima anual: Para distinguirla de la Prima Fraccionada, se da este nombre a la que se satisface de una vez para la cobertura de un riesgo durante 12 meses.

Prima única: Se trata de una modalidad de prima típica del Seguro de Vida, representa el valor que, en el momento de emitirse la póliza, tiene el conjunto de las obligaciones futuras de la entidad aseguradora, de acuerdo con los términos de probabilidad de riesgos existentes.

Prima periódica: Frente a la Prima única, es la que satisface periódicamente, normalmente por anualidades, el tomador del seguro durante la duración de éste.

Prima natural: En el Seguro de Vida, es la que corresponde en concreto a un año de riesgo, sin que se tenga en cuenta la duración total de la operación, por lo que, en consecuencia, presenta un crecimiento al aumentar la probabilidad de muerte del asegurado por su mayor edad al paso de los años.

Prima nivelada: Recibe tal denominación la que permanece invariable durante vigencia del riesgo.

Prima creciente: Se da este nombre a la que tiene, o debería tener, un aumento sucesivo en su importe a medida que pasa el tiempo. Ocurre ésto en determinados riesgos como en el seguro de Vida, en que al tener el asegurado más edad existe una mayor probabilidad de su muerte.

Prima fija: Para distinguirla de la Prima Variable, se da ese nombre a la que permanece invariable durante la vigencia de la póliza.

Prima variable: Es la que, en virtud de determinadas circunstancias previstas, puede tener importe distinto a lo largo de la vigencia del contrato.

Prima provisional: Es aquella cuyo importe está sujeto a variación por desconocerse aún los aspectos que han de determinar su fijación concreta.

Prima definitiva: En la prima definitiva su importe permanecerá invariable durante la vigencia del riesgo, salvo que se modifiquen las circunstancias o características que determinaron su fijación.

Prima inicial: La que se debe satisfacer una vez celebrado el contrato. Corresponde al primer período de vigencia de la póliza (generalmente, primer año). Se diferencia esencialmente de la Prima Sucesiva porque, en algunos casos, tiene un importe superior a la de ejercicios siguientes al incluirse en ella recargos por derechos de emisión o formalización de la póliza.

Prima sucesiva: Recibe este nombre la que se satisfará durante toda la vigencia del seguro, una vez vencida la primera anualidad o período inicial de cobertura de la póliza.

Prima anticipada: Se utiliza principalmente en el seguro de Vida. Es aquella que el asegurado satisface de una sola vez para varios ejercicios, quedando liberado de pagos posteriores hasta que dicha prima haya quedado totalmente consumida. Normalmente, esta prima va bonificada con un descuento, cuyo importe está en función del tipo de interés con que opere la entidad aseguradora.

Prima devengada: Se designa así a la porción de prima correspondiente al período estricto de seguro transcurrido durante el ejercicio en que se ha asumido la cobertura del riesgo.

Prima de ahorro: Se da este nombre, en el Seguro de Vida, a la parte de prima destinada a cubrir la posibilidad de supervivencia del asegurado al producirse el vencimiento del contrato.

Prima base: Para distinguirla de la Prima Complementaria, se da ese nombre a la que se establece con carácter básico para un determinado riesgo, sin perjuicio de ulteriores modificaciones en su importe a consecuencia de cambios, previstos o no, que en el futuro puedan introducirse en el objeto asegurado o en el valor de éste.

Prima de cartera: Para diferenciarla de la Prima de Nueva Producción, se da ese nombre a la que corresponde a las anualidades sucesivas de una póliza.

Prima complementaria: Para distinguirla de la Prima Base, se da este nombre a aquélla que, en determinado momento de la vigencia de la póliza, es preciso satisfacer para compensar una agravación en el riesgo, consecuencia de un cambio en el objeto asegurado o un aumento de su valor.

Prima consumida: Es la que corresponde proporcionalmente a un período de riesgo ya vencido y corrido.

Prima deducida: Es aquella de la que se han restado las deducciones derivadas de determinadas circunstancias, tales como bonificaciones por no siniestralidad, devolución de excedentes, etc., a consecuencia de la concurrencia de determinados requisitos previstos en la tarifa, en la póliza o en el reglamento o estatutos de la entidad aseguradora.

Prima en depósito: Es la que debe satisfacer el asegurado, con carácter de anticipo, a cuenta de la que resulte una vez conocida la prima definitiva.

Prima promedio: La resultante de igualar, en beneficio de una mayor simplificación, diferentes primas concretas aplicables, por ejemplo, a distintos, riesgos suscritos en un mismo contrato de seguro.

Prima de nueva producción: Para distinguirla de la Prima de Cartera, se da ese nombre a la que corresponde a la primera anualidad o período inicial de, vigencia de una póliza.

Prima de Reaseguro: Es la que el asegurador paga al reasegurador en contraprestación del riesgo asumido por éste último.

Prima recargada: Es la resultante de sumar a la Prima Pura el Recargo de Seguridad calculado explícitamente en las Bases Técnicas.

Prima renovable: Es aquella cuyo importe se mantiene inalterable en tanto el seguro a que se aplique renueve periódicamente su vigencia en condiciones similares a las inicialmente convenidas.

Prima de reposición: En general, en los Seguros de daños, la prima se compone de: Prima de Reparación, destinada a cubrir la posibilidad de que el objeto asegurado sufra daños a causa de siniestro, que hagan necesaria la reparación, y Prima de Reposición, destinada a reponer el objeto cuando los daños sufridos signifiquen su pérdida total.

Prima de riesgo (en seguros de vida): Para distinguirla de la Prima de Ahorro, se da este nombre a la parte de prima destinada a cubrir exclusivamente la posibilidad de muerte del asegurado.

Prioridad: Se da este nombre, en el reaseguro de exceso de pérdida, al importe que en cada siniestro retiene por cuenta propia la entidad cedente; en este sentido es, pues, una franquicia o deducible a cargo del reasegurador.

Producción: Es sinónimo de actividad comercial, y se da este nombre también al volumen de pólizas o primas conseguidas por el personal dedicado a la función comercial (agentes vendedores, corredores, etc.).

Producción fija: La relativa a operaciones que, por haberse concertado en años prorrogables, se considera que, al producirse su vencimiento anual, van a renovar por otro año más su vigencia, y así sucesivamente.

Producción temporal: La relativa a operaciones que, por haberse concertado a plazo fijo, no renovarán su vigencia al producirse el vencimiento previsto.

Producción global: La integrada por la producción Fija y la producción Temporal.

Producción neta de cancelaciones: Aquella de cuyo importe se ha deducido el correspondiente a las pólizas que la integran, que hayan sido anuladas.

R

Ramo de incendio: Aquel que garantiza al asegurado la entrega de una indemnizacióńn en caso de incendio de los bienes determinados en la póliza o la reparacióńn o reposicióńn de las piezas averiadas, así́ como los daños producidos por la caída del rayo o por explosión, aunque de estos hechos no se derive humo de Incendio.

Reaseguro: Es otro instrumento técnico del que se sirven las entidades aseguradoras para conseguir la compensación estadística que necesitan, igualando u homogeneizando cuantitativamente los riesgos que componen su cartera de bienes asegurados mediante la cesión de parte de tales riesgos a otras entidades. En tal sentido, el reaseguro sirva para redistribuir entre otros aseguradores los excesos de los riesgos de más volumen, permitiendo al asegurador directo (o reasegurador) operar sobre una masa de riesgos aproximadamente iguales, por lo menos si se computa su volumen con el índice de intensidad de siniestros.

Reasegurador: Es la entidad qua otorga una cobertura de reaseguro, aceptando el riesgo que le transfiere la sociedad cedente.

Reasegurado o cedente: Se da este nombre a la Entidad aseguradora que tiene un riesgo, o un conjunto dé ellos, bajo la cobertura de un tratado o contrato de reaseguro.

Raseguro obligatorio: Es aquel en que la entidad cedente se compromete a ceder y el reasegurador se compromete a aceptar determinados riesgos, siempre que se cumplan las condiciones preestablecidas en un contrato suscrito entre ambas partes, denominado Contrato o Tratado de reaseguro.

Raseguro facultativo: Es aquel en que la compañía cedente no se compromete a aceptar determinada clase de riesgos, sino que éstos han de ser comunicados individualmente, estableciéndose para cada caso concreto las condiciones que han de regular la cesión y la aceptación.

Reaseguro facultativo obligatorio: Es un reaseguro mixto, en el sentido de que la Compañía cedente no se compromete a ceder, pero el reasegurador si se obliga a aceptar los riesgos que le sean cedidos por la cedente, siempre que se cumplan determinados requisitos previamente establecidos al efecto en un documento, denominado carta de garantía o cover.

Raseguro cuota parte: Es aquel en que el reasegurador participa en una proporción fija en todos los riesgos que sean asumidos por la cedente en determinado ramo o modalidad de seguro.

Reaseguro de excedente: Es aquel en que el reasegurador participa en una proporción variable en todos los riesgos que sean asumidos por la cedente en determinado ramo o modalidad de seguro. Esta variabilidad depende de la Tabla de Plenos y de la Capacidad del Contrato.

Reaseguro de exceso de pérdida: Es aquel en que el reasegurador, con relación a determinado ramo o modalidad de aseguro, participa en los siniestros de la cedente cuyo importe exceda de una determinada cuantía preestablecida a tal efecto.

Reaseguro de exceso de siniestralidad: Es aquel en que la cedente fija el porcentaje máximo de siniestralidad global que está dispuesta a soportar en determinado ramo o modalidad de seguro, corriendo a cargo del reasegurador el exceso que se produzca.Reaseguro aceptado: Expresión utilizada para denominar la parte del riesgo asumida por el reasegurador.

Reaseguro activo: Es el reaseguro considerado desde el punto de vista del reasegurador. En este sentido es sinónimo de Reaseguro Aceptado.

Reaseguro automático: Es aquel en que el reasegurador asume la parte proporcional de una serie de riesgos por el mero hecho de que éstos hayan sido aceptados originalmente por la cedente, sin establecer exclusiones predeterminadas.

Reaseguro de cantidades: Es aquel que estipula con base en, los capitales asegurados en las pólizas. Se denomina Reaseguros de Riesgos para contraponerlo al Reaseguro de Siniestros o Reaseguro Daños, en el que la base de la participación del reasegurador está representada por los Siniestros efectivamente producidos.Reaseguro de catástrofe: Es aquel que está destinado a proteger a la cedente frente a contingencias anormales producidas por acontecimientos realmente catastróficos que excedan de unas previsiones razonables de siniestralidad.

Reaseguro cedido: Parte del riesgo a cargo del reasegurador.

Reaseguro ciego: Aquel en que, en aras de una mayor simplificación administrativa y con base en la confianza que el reasegurador tiene en la cedente, ésta no está obligada a comunicar a aquel el detalle de las operaciones que le son cedidas (borderós), sino el Conjunto de primas que éstas representen.

Reaseguro por cuenta común: Situación que se produce cando una entidad cedente y su reasegurador (o varios reaseguradores), son a su vez reasegurados por otro asegurador (retrocesionario).

Reaseguro de daños: Es aquel en que la base de participación del reasegurador está representada por los siniestros efectivamente producidos.

Reaseguro de grupos: Sistema establecido para agilizar y simplificar los trámites administrativos que hay que efectuar en un tratado de Reaseguro de Excedente, para determinar las sumas retenidas por la cedente y las cedidas por el Reasegurador.

Reaseguro pasivo: Es el reaseguro considerando desde el punto de vista de la cedente. Se denomina también reaseguro cedido.

Retrocesionario:  Recibe esta denominación el reasegurador que acepta el riesgo ofrecido por otro reasegurador.

Resguardo provisional: Recibe este nombre el compromiso aceptado por un asegurador, en el que concede a un asegurado, durante cierto tiempo, una cobertura de riesgo antes de la formalización del contrato de seguro definitivo.

Reservas técnicas: Se denominan también legales u obligatorias, y son aquellas previsiones económicas que cualquier entidad aseguradora debe realizar, para hacer frente a obligaciones futuras que surgirán una vez efectuado el cierre contable de cada ejercicio económico.

Reservas matermáticas: Son exclusivas del Ramo de Vida y están destinados a conseguir un equilibrio futuro entre primas y riesgos, teniendo en cuenta que en este seguro por regla general, la prima anual es constante mientras que el riesgo va paulatinamente agravándose al aumentar la edad del asegurado.

Reservas de riesgos en curso: Equivalen al importe de la, prima no devengada en cada póliza o negocio y tienen por objeto hacer frente a los eventuales riesgos de las pólizas en vigor, al Cierre contable de un ejercicio económico.

Reservas para siniestros pendientes de liquidación o pago: En general su necesidad se explica al considerar que, cuando un ejercicio económico ha acabado (31 de diciembre), hay determinado número de siniestros que están aún pendientes de liquidación y los pagos indemnizados.

Reservas para siniestros ocurridos y no reportados: Corresponde a la reserva que debe constituirse para hacer frente al costo de los siniestros realmente ocurridos en cada ejercicio, pero que aún no han sido comunicados a la entidad aseguradora antes del cierre de las cuentas de dicho año.

Reservas para riesgos catastróficos: Se constituyen estas reservas para aquellos riesgos, que por sus características especiales, pueden dar lugar a la ocurrencia de un mayor número de siniestros o mayor costo de los mismos, en un solo evento y cuya periodicidad normalmente es superior a un año. Esta acumulación anormal excede de las previsiones a cargo de las reservas técnicas de riesgos en curso y siniestros pendientes, siendo preciso efectuar otra constitución de capital a través de esta reserva.

Reserva de previsión: Se incrementa esta reserva, en algunos países de acuerdo con porcentajes establecidos por las autoridades, distinguiendo las operaciones de vida y de daños, y será acumulativa, su objeto, es cubrir las posibles pérdidas por desviaciones estadísticas en su experiencia de siniestralidad.

Riesgo: Ocurrencia por azar de un acontecimiento que produce una necesidad económica y cuya aparición real o existencia se previene y garantiza en la póliza y obliga al asegurador a efectuar la prestación, normalmente indemnización, que le corresponde.

Riesgo atómico: Es el que proviene de la posibilidad de una explosión o radiación nuclear. Dada su gravedad no es normalmente aceptado por aseguradores individuales, sino que su cobertura suele corresponder a un pool o consorcio de aseguradores.

Riesgo asegurable: Aquel que, por su naturaleza, es susceptible de ser asegurado; es decir, cumple los caracteres esenciales del riesgo.

Riesgo inasegurable: Aquel que carece de alguno de los elementos o caracteres del riesgo asegurable, lo que impide que sea asegurable.

Riesgo patrimonial: Aquel que implica una disminución o pérdida, total o parcial, del patrimonio del asegurado como consecuencia de un evento que puede afectarle.

Riesgo personal: Aquel que afecta a circunstancias de la persona, tales como su salud, integridad física o mental, capacidad para el trabajo, vejez o sobrevivencia.

Riesgo ordinario: Es aquel cuya ocurrencia es susceptible, de medición estadística y que, en su planteamiento y efectos previsibles, responde a las pautas normales de contratación en el mercado de seguros, y si en él concurre alguna circunstancia que le convierte en atípico puede ser asumido por el asegurador mediante la aplicación de cualquier medida correctiva como sobreprima, recargo, franquicia o deducible, etc.

Riesgo extraordinario: Es aquel que, por ser de irregular ocurrencia estadística y por la magnitud y/o naturaleza de sus causas y efectos, excede de la posibilidad de cobertura de un seguro normal y por tanto, amerita textos y tarifas especiales para ser objeto del seguro.

Riesgo variable: Puede revestir diversa graduación o cuantía en su realización; por ejemplo, el riesgo de incendio.Riesgo constante: Aquel que; siempre reviste la misma intensidad y graduación de efectos en su realización por ejemplo, el riesgo de muerte.Riesgo distinto: Es aquel que no tiene relación o conexión con otro riesgo. Así, en el seguro de incendio; recibe este nombre el edificio separado de otro por un espacio, libre y descubierto, de más de diez metros de anchura.

Riesgo común: Se dice que dos o varios bienes u objetos constituyen riesgo común cuando la propia naturaleza y proximidad de ellos obliga a considerarlos como un riesgo único, puesto que la ocurrencia de un siniestro en uno afectaría inexorablemente a los restantes.

Riesgo continuo: Aquel que, aún siendo independiente, está en contacto con otro, por lo que el siniestro que afecte a uno de ellos puede transmitirse al otro. Tal sería por ejemplo, el caso de dos edificios separados por un muro intermedio.

Riesgo próximo: Es aquel que, aunque separado de otro, está a una distancia lo suficientemente pequeña como para que el siniestro de uno de ellos pueda afectar al otro.

Riesgo progresivo: Aquel que va aumentando con el transcurso del tiempo; por ejemplo, el riesgo de muerte de una persona.

Riesgo regresivo: Aquel que va disminuyendo con el transcurso del tiempo; por ejemplo, el riesgo de no cobrar un crédito pendiente a medida que el deudor va reembolsando su importe en los plazos estipulados.

Riesgo constante: Aquel que se mantiene inalterado durante la cobertura del seguro, por ejemplo, el riesgo de incendio de un mobiliario.

Riesgo en curso: El que existe durante el período de vigencia de una póliza.

Riesgo especulativo: El que, por su carácter comercial es propio del negocio de las empresas y determina que, en función del mismo, puedan obtenerse mayores o menores beneficios. Es concepto opuesto al de riesgo puro.

Riesgo financiero: Aquel que va de acuerdo con la capacidad económica del asegurado, en relación con el capital asegurado y la modalidad de seguro que se desea contratar.

Riesgo industrial: En general, se da este nombre al que puede afectar a una empresa de naturaleza industrial. En este sentido, se opone al denominado riesgo sencillo.

Riesgo material: Aquel que afecta a elementos o bienes materiales y se refiere a la posibilidad de su destrucción total o parcial, sustracción o pérdida.

Riesgo moral: El que se deriva de la actitud o comportamiento de una persona individual.Riesgo normal: El que se ajusta a unas normas comunes de reacción, respuesta o comportamiento.

Riesgo ocupacional: Aquel cuya composición, características, circunstancias intrínsecas o extrínsecas y otros aspectos básicos aparecen descritos en la póliza (o son susceptibles de ello), de modo que permiten a la entidad aseguradora tener una información suficiente y correcta del mismo.

Riesgo profesional: En general, es aquel que tiene su origen en el ejercicio de, una profesión o actividades y pueden afectar directa y corporalmente al trabajador que la realiza.

Riesgo puro: El que corresponde estrictamente a la posibilidad de que un hecho ocurra.Riesgo sencillo: Usualmente se denomina así el riesgo de incendio referido a casas de habitación, oficinas, locales de negocios, pequeños comercios, etc., para contraponerse al llamado Riesgo industrial.

Riesgo subjetivo: Aquel que, al contrario del riesgo objetivo, implica un conjunto de actividades relativas al asegurado y que no son objetivas, por lo que son de compleja valoración para el asegurador. SRiesgo tarado: En el seguro de vida, se da ese nombre al que, por deficiencia en la salud del asegurado, excede del nivel considerado como normal. Su aceptación por la entidad aseguradora implica frecuentemente el establecer una sobreprima compensatoria.Riesgos excluidos: Se pueden incluir en la Póliza.Riesgos no cubiertos: No se pueden incluir en la Póliza bajo ninguna circunstancia.

S

Salvamento: Conjunto de operaciones encaminadas a rescatar personas o bienes materiales durante o tras la ocurrencia de un incendio.

Seguros de vida: Se caracterizan porque recaen sobre los riesgos que pueden afectar a las personas en su existencia, integridad personal, salud o vigor vital.

Seguros daños:  Bajo éste denominación se recogen todos los seguros cuyo fin principal es reparar la pérdida sufrida, a causa de siniestro, en el patrimonio del tomador del seguro.

Seguro colectivo: Es generalmente, utilizado en el seguro sobre personas (Seguro de Vida o Seguro de Accidentes y Enfermedades) y se caracteriza por cubrir una colectividad homogénea, como pueden ser, por ejemplo, los empleados de una misma empresa

Seguro a valor estimado: Se emplea, al igual que los siguientes, en el Seguro de Daños. Consiste en asignar al interés asegurado, evitándose de esta forma, mediante el pago de una sobreprima correspondiente, la aplicación de la Regla Proporcional.

Seguro a valor de nuevo: En este tipo de seguro se amplían las garantías normales de la póliza, mediante el pago de la consiguiente sobreprima, a la diferencia existente entre el valor real del los bienes asegurados en el momento del siniestro y su valor en estado de nuevo.

Seguro de valor parcial: Se asegura sólo una cantidad como parte de un valor declarado superior. En caso de siniestro, las pérdidas se indemnizan por su valor, con máximo de la suma asegurada, siempre que el valor de los bienes cubiertos no exceda de dicho valor declarado. De no, ser así, el asegurado debe participar en los daños habidos, en la proporción que le corresponda.

Seguro a valor total: En esta modalidad el capital asegurado en póliza coincide con el valor total del objeto garantizado.

Seguro obligatorio: Es aquel cuya contratación viene impuesta a los particulares por el Estado, que normalmente le regula, además la cuantía y límites de las prestaciones y de las primas, e incluso a veces asume toda parte del riesgo.

Seguro voluntario: La concertación del mismo es libremente decidida por el tomador sin que exista norma que imponga la necesaria existencia de dicho seguro.

Seguro principal: Es aquel que incluye la cobertura del riesgo de mayor relevancia en un contrato de seguro, riesgo que a su vez, es típico y característico de dicho contrato (ejemplo, Riesgo de Muerte en póliza de Vida; Riesgo de Incendio en la de Incendio, etc.).

Seguro complementario: Este se incorpora a otro, con objeto de prestar a la persona asegurada en ambos una nueva garantía o ampliar la cobertura. Por ejemplo, el riesgo de pérdida de utilidades puede garantizarse, mediante un seguro complementario al de Incendio.

Seguro simple: En este tipo de seguro el contrato garantiza la cobertura de un riesgo de características concretas, (Ejemplos: Incendio; Vida; Responsabilidad Civil; etc.).

Seguro combinado: Es aquel en que, en una sola póliza, se garantiza respecto a la misma persona determinados riesgos de diversa naturaleza, referentes al mismo objeto. Se habla así de Seguro Combinado de Incendio Robo, Combinado de Automóviles (Daño, robo e Incendio, etc.).

Seguro por cuenta propia: Se concierta por una persona en su propio nombre y a su favor.Seguro por cuenta ajena: Este se suscribe por una persona en nombre y a favor de otra.Siniestralidad: En sentido amplio se da este nombre a la valoración conjunta de los siniestros producidos (pendientes y liquidados) con cargo a una entidad aseguradora. En sentido más estricto, equivale a la proporción en el importe total de los siniestros y las primas recaudadas por una entidad aseguradora, proporción que se mide mediante el antes referido “Índice de Siniestralidad”.

Siniestralidad esperada:  Importe de los siniestros que, de acuerdo con experiencias anteriores, se calcula que deberán ser satisfechos.

Siniestro: Es la manifestación concreta del riesgo asegurado, que produce unos daños garantizados en la póliza hasta determinada cuantía.Siniestro total: Se da este nombre a aquel cuyas consecuencias han afectado a la totalidad del objeto asegurado, destruyéndolo completa ó casi completamente.Siniestro parcial: Es aquel cuyas consecuencias solo afectan a parte del objeto asegurado, sin destruirlo completamente.Siniestro declarado: Aquel que ha sido comunicado por el asegurado a su entidad aseguradora.

Siniestro pendiente: Es aquel cuyas consecuencias económicas aún no han sido totalmente indemnizadas por la entidad aseguradora.

Siniestro liquidado: Aquel cuyas consecuencias económicas han sido completamente indemnizadas o reparadas por la entidad aseguradora.

Siniestro ordinario: es el que tiene su origen en la ocurrencia de un riesgo ordinario o "normal" como por ejemplo un accidente de automóvil.

Siniestro extraordinario: Es el que está originado por un riesgo de naturaleza extraordinaria o "excepcional" como por ejemplo una erupción volcánica o terremoto.

Sociedad de seguros: Entidad autorizada por el Estado a través de la Superintendencia del Sistema Financiero para comercializar seguros de diversos ramos. Arts. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 9, 11, 14, 19, 20 de la Ley de Sociedades de Seguros. Ley de Supervisión y Regulación Financiera Arts. 1, 2, 3, 4, 7, 8, 43, 45, 49, 78 y 82.Solicitud de seguro: Es el documento que suministrado por la empresa aseguradora, satisface el solicitante para la celebración, prórroga, modificación o restablecimiento de un contrato de seguro, la misma forma parte del contrato de seguro, por lo que la misma debe ser llenada y firmada por el asegurado.

Suma asegurada: Es el valor que fija el asegurado sobre su persona o sus bienes, y cuyo importe es la cantidad máxima que está obligado a pagar el asegurador, en caso de siniestro.

Supraseguro: Es aquella que se origina cuando el valor que el asegurado, o contratante atribuye al objeto garantizado en una póliza es superior al que realmente tiene.Situación de infraseguro: Es la que se produce cuando el valor del objeto garantizado en una póliza es inferior a la suma asegurada.Slip: Término inglés, sinónimo de "Nota" o "Boletín", con el que se designa al documento en que se anotan determinados datos descriptivos de un riesgo y en el que cada asegurador o reasegurador hace constar la parte de riesgo que acepte.

T

Tablas de plenos: Se da este nombre al cuadro en que se refleja la parte de riesgo que retiene por cuenta propia la compañía la cedente respecto a las pólizas que suscriba en un determinado ramo. Esta tabla se determina en función de la peligrosidad intrínseca de los riesgos asegurados. Así por ejemplo, en el seguro de incendio, una tabla de pleno podría ser la siguiente:

T

Tablas de plenos: Se da este nombre al cuadro en que se refleja la parte de riesgo que retiene por cuenta propia la compañía la cedente respecto a las pólizas que suscriba en un determinado ramo. Esta tabla se determina en función de la peligrosidad intrínseca de los riesgos asegurados. Así por ejemplo, en el seguro de incendio, una tabla de pleno podría ser la siguiente:

V

Valor Convenido: Es aquel en que de común acuerdo entre asegurador y asegurado, se preestablece la valoración del interés que se asegura en caso de ocurrencia del siniestro.

Valor de Mercado: En este caso el interés se valora de acuerdo con el precio por el que normalmente pueda adquirirse un bien de características similares, en el momento de ocurrir el siniestro.

Valor de Nuevo: En este supuesto, la garantía del seguro cubre el precio de compra del objeto asegurado en calidad de nuevo.Valor Venal: Es el valor en venta que tiene el objeto asegurado en el momento inmediatamente anterior a la ocurrencia del siniestro. Valores de

Renta Fija: En las diferentes emisiones autorizadas por las autoridades.Valores de Renta Variable:  En las diferentes emisiones, autorizadas y siempre que coticen en bolsas.